Odontopediatría

¿Qué es la odontopediatría?

La odontopediatría es la rama de la odontología que trata a los pacientes más pequeños: los niños.

El especialista odontopediatra se encarga de explorar y tratar la cavidad bucal infantil, restaurando el estado inicial de los dientes.

Dentro de las enfermedades odontopediatricas se incluyen la anodoncia, alteraciones de número, tamaño o forma de los dientes, ausencia de todos los dientes permanentes, anomalías en la estructura, caries, traumatismos dentales, maloclusiones y otros.

odontopedratría

La odontopediatría se encarga de dar prevención de enfermedades sistemáticas, buscar y solucionar las necesidades particulares de cada paciente.

Generalmente los niños y adolescentes son más propensos de sufrir alteraciones y/o enfermedades sistemáticas, trastornos de desarrollo corporales y otros síntomas que pueden afectar a la salud bucodental.

El profesional odontopediatra es detectar y frenar esos efectos, propiciando así el correcto desarrollo de la cavidad oral. Su importancia se amplifica cuando se trata de la enfermedad celíaca, puesto que puede provocar pérdidas irrecuperables o incluso cáncer.

¿Qué debemos hacer?

A la hora de tratar la cavidad bucal de los más pequeños, dentro de la odontopediatría se pueden diferenciar 4 grandes grupos de tratamientos.

La anestesia es una intervención que sirve para parar hemorragias y poder tratar el diente maligno.

La incorrecta inyección de la anestesia puede llegar a ocasionar reacciones alérgicas, cardiopatías, dolor, parálisis facial o anestesia prolongada.

Estos efectos en pacientes de 1 – 15 años pueden ser devastadores.

Otro tratamiento del que se encarga el odontopediatra es el traumatismo. Suele ser frecuente en pacientes de entre 7-11 años y suele producir luxación y/o fracturas en los dientes, sobre todo centrales y superiores permanentes. Todos sabemos lo que los niños son capaces de hacer en esas edades.

odontopediatría

Otra terapia que es labor de la odontopediatría es el tratamiento pulpar. Dentro de este se incluyen recubrimientos indirectos, directos, pulpotomía, pulpectomía y la apicoformación.

Tanto el recubrimiento directo como el indirecto no suelen usarse en dientes temporales, porque suponen un riesgo para el paciente.

En cambio, la pulpotomía si se recomienda para dientes no permanentes. La apicoformación en cambio, es el procedimiento anterior a una endodoncia.

La odontopediatría: ¿Qué pasa a continuación?

El cambio de los dientes temporales por los permanentes puede suponer una pérdida de espacio, malformaciones, volcamiento de dientes etc… lo cual además de ser antiestético, puede resultar doloroso para el niño.

El último tratamiento dental que soluciona este problema es el uso de mantenedores de espacio.

Es importante utilizarlos a temprana edad, ya que los dientes de leche no corren peligro de absorberse el espacio unos a otros, por las distintas fuerzas que actúan en la boca.

Sin embargo los permanentes sí que corren ese riesgo. Cuanto más se tarde en tratar ese problema, peor para la salud será y más difícil corregirlo.

Los materiales que se utilizan en ésta rama de la odontología son tales como bases y forros cavitarios, materiales temporales, amalgama de plata, resinas y compómeros.

Dependiendo del estado de cada paciente y su necesidad convendrá usar alguno u otro.

El siguiente video, ilustra en qué consiste la odontopediatría y la rehabilitación oral.